La cuerda-seca

La técnica de “la Cuerda-seca”, es una de las más antiguas que se utilizan en la elaboración de azulejos, es muy laboriosa, consiste en transcribir el dibujo a la baldosa, perfilar todos los contornos con una grasa especial, y rellenar cada zona de color con esmalte (una especie de vidrio en polvo diluido). Se diferencia rápidamente de las otras dos técnicas, ya que se aprecia como las diferentes partes del dibujo quedan en relieve y una especie de cordón fino entre un color y otro a modo de incisión. Cuando se terninan de rellenar todas las zonas, se limpia y se introduce en un horno cerámico, donde debe estar 24 horas, y en el que alcanzará una temperatura de 980ºC.

 Esta técnica es muy entretenida, pero los resultados son muy originales, decorativos, y sorprendentes.



Materia prima o baldosa en Bizcocho



Perfilado de todos los contornos con grasa



Rellenado de todas las zonas con esmaltes



Proceso de cocción, alcanza 980ºC en 24 horas



Trabajo terminado